CLÍNICA DENTAL EN LUGO

982 245 698 info@clinicadentalpablomoreira.com

Información para padres

El chupete no debe atarse con cordones o cintas al cuello del niño para evitar que se enreden y dificulten la respiración del niño, debe mantenerse limpio y reemplazarlo cuando se desgaste, nunca untarlo con miel, azúcar o jarabes (incrementan el riesgo de caries).

La utilización del chupete puede producir ciertas alteraciones en las estructuras orales. Estas alteraciones son mayores si se utiliza más allá de los 2 años de edad; por lo tanto se aconseja retirarlo como más tarde sobre los 3 años de edad. Así las malformaciones orales serán reversibles.

Caries

Los dientes de leche pueden sufrir caries igual que los del adulto. Es más, por las características propias de los dientes de leche, una vez se inicia la caries, ésta tiene un avance más rápido y afecta al tejido nervioso del diente más deprisa que en el adulto.

Por supuesto que hay que tratar los dientes de leche. Evitar el dolor que producen las caries ya es razón suficiente para conservar la salud de los dientes pero, además, hay que recordar que la caries es un proceso infeccioso y puede afectar a la formación del diente permanente.

Los dientes temporales tienen muchas funciones y muy importantes para el desarrollo normal del niño (estética, masticación, mantener el espacio para los dientes permanentes, influencia en el crecimiento cráneo-facial). No hay que olvidar que los últimos dientes temporales en ser sustituidos (los molares) no caen hasta los 10-12 años y deben realizar sus funciones correctamente hasta entonces.

Traumatismos (golpes, fracturas, accidentes)

Ante un golpe en los dientes es conveniente acudir al odontólogo especialista aunque no se aprecie nada que nos alarme, ya que si se aplica un tratamiento precoz el riesgo de complicaciones posteriores se minimiza. Los golpes en los dientes de leche pueden afectar directamente a los dientes permanentes en formación.

En las fracturas de los dientes permanentes, si encuentras el fragmento guárdalo en suero fisiológico, leche o agua y acude al dentista con rapidez. En la mayoría de los casos el fragmento puede adherirse al diente roto.

Si un diente permanente, por un golpe, sale por completo de su posición en la boca acude al dentista con urgencia (cada minuto es vital). Conserva el diente en suero, leche o saliva, incluso reintroduciéndolo en su posición inicial, y acude rápidamente a la clínica.

Prevención e higiene oral infantil

La higiene dental debería empezar a realizarse tan pronto cómo salen los primeros dientes (con una gasa humedecida en suero o agua) y a medida que la dentición se completa se pueden ir introduciendo progresivamente los cepillos dentales y la pasta dentífrica. Debe hacerse al menos dos veces al día: una por la mañana y otra por la noche antes de ir a dormir. Hasta los tres años serán los padres quienes realicen la limpieza bucal de sus hijos, a partir de esa edad y a medida que el niño crece la responsabilidad irá pasando al niño, siempre bajo supervisión de los padres. Además del cepillado, hay que controlar azúcares, hacer revisiones pertinentes, usar flúor, aplicar selladores de fisuras...

Los niños necesitan el conjunto de sus 20 dientes temporales para comer y hablar correctamente. Estos dientes también guardan el espacio para los dientes permanentes que erupcionarán posteriormente. El conjunto completo de los dientes temporales sanos permite el adecuado desarrollo de la mandíbula y la cara del niño.

No deberías esperar a que tu hijo tenga dolor para llevarlo por primera vez al odontopediatra. Una primera visita con el odontopediatra al año ayudará al diagnóstico precoz de enfermedades y a que tu hijo se acostumbre a la consulta dental.

¿Alguna duda? Ponte en contacto con nosotros y te asesoraremos

Contacta aquí